Artículos y publicacionesDomingo 24 de febrero de 2008 La CAPITAL

Armas antiguas, entre Rosario y Hollywood... Las replicas que fabrica el artesano Osvaldo Gatto se exportan a Europa y Estados Unidos

images/upload/La capital2.jpg

De la zona sur a un museo español, a la Jura de la Bandera, el mundo de Osvaldo Gatto late en un tiempo y espacio distinto al cotidiano. Tal vez por eso lo que para todo el mundo puede resultar llamativo, para este coleccionista, restaurador y fabricante de armas antiguas aptas para disparar no es mas que una de las tantas anecdotas que atesora entre rifles y pistolas legendarias: "Es cierto, hay dos replicas de culebrinas que se usaron en la pellcula Piratas del Caribe", cuenta solo si se le pregunta, y empieza a explicar como funcionaban esos pequeños cañones para repeler abordajes. flamante pistola del siglo XVII apta para ser disparada. Ese acto de transformacion, .que tambien puede variar de un sable a un fusil de 1580 o un cañon que adorna el rancho del actor australiano Russel Crowe, es el motor del particular mundo de este "artesano de alma" de 50 años.

Todas las historias que recrea este profesor de historia en su taller de Uriburu y Presidente Roca tienen el mismo principio: un pedazo de madera inerte que, viaje en el tiempo mediante, puede mutar a una

Pasiones. Hasta que, hace seis años, su taller empezo a tomar forma de fabrica, el repartía sus horas entre dos pasiones. "Durante 16 años fui docente de historia y las artesanias eran un hobby. Las vendia en el mercado de pulgas y con la plata compraba armas originales para hacer las replicas".. Años de pruebas y errores fueron llevando a Osvaldo hacia una matriz comun en la que pudo fraguar sus pasiones por la historia y la artesania en una actividad de tiempo completo. El catalizador fue su hijo Martin, un tec- nico quimico apenas curioso por lo que siempre habia sido el hobby de su papa y sin mayor interes por las armas. "Tuve varios trabajos hasta que una vez decidimos probar con esto. No fue facil porque es muy raro; ¿a quien se le ocurre dedicarse a fabricar armas antiguas? Pero aca estamos, y esta buenisimo", conto entusiasmado el muchacho, de 30 anos, y grafico la particularidad del emprendimiento: "Para poder habilitar el taller hubo que inventar el rubro, porque no existía. En la Argentina seremos tres o cuatro los fabricantes".

Treinta años atras, cuando esas inclinaciones artisticas incluian tambien la pintura y la confeccion de maquetas de autos antiguos, Gatto fabrico la primera de las 380 replicas de pistolas que calcula haber realizado. "Era una inglesa de 1840 que copie de una original", recordo en una recorrida por la sala donde tiene su coleccion de armas y pilas de libros que usa para investigar.

En algun momento sus pasiones se unieron en un punto que determino su especialidad: las armas de avancarga, esas que se llenan por la boca con polvora negra, y que se fabricaron entre 1450 y 1870. "Son objetos de coleccion y deporte, que sirven para tirar pero son de libre tenencia, porque a nadie se le ocurriria cometer un delito con un arma de esas", aclaro el artesano, habitual competidor en torneos de tiro.

Inventos

Pero no solo el rubro se presento complejo para la empresa. "La armeria antigua esta llena de secretos conocidos por gente que murio hace siglos", bromeo Osvaldo. "No hay ne- gocios donde comprar una maquina para hacer un cañon de 1700", agrego Martin, y recordo al "vlejito" que le enseño a hacer las ruedas de los carros a la manera de 1800, o de como aplico la electroerosion aprendida en la escuela para hacer los grabados en los cañones.A la par de las dificultades aparecieron estí- mulos como para pasar largas horas experimentando. Con la devaluation, y tal como sucedio con otras industrias, la in- cipiente empresa de los Gatto se encontro con un mercado exterior avido de sus lujosos productos a precios relativa- mente bajos. Por eso la mayor parte de la produccion, que se hace por encargo, tiene como destinos Gran Bretania, Fran- cia, Alemania, España, Brasil y los Estados Unidos.

Exportacion.

Sin embargo, aunque la fabrica se va ampliando, en el horizonte de Gatto no parece haber lugar para que el arte- sano conviva con el empresario exitoso. "El valor de lo que hacemos esta en su caracter artesanal, nosotros fabricamos esas armas tal como se hacían entonces. No podemos industrializarlas porque perderian su interes", explico Gatto blandiendo, como ejemplo de lo que no quiere hacer, una ordinaria replica fabricada en España con herramientas actuates, y enumerando varios trabajos que rechazo porque los pedidos no se pueden resolver en un mes y medio.

Disparen. La fabrica que Gatto monto a tres cuadras de su casa es una prolongacion de la familia. Ademas de su hijo, el artesano comparte el trabajo con su padre Jose y su suegro Antonio. "Es muy dificil capacitar gente, lleva muchos meses", dijo el joven, responsable entre otras cosas de un rubro en el que no tienen competencia en el país: la produccion de cañones antiguos.Orgulloso, metodico y meticuloso, el lema de Osvaldo Gatto supera cualquier dilema. "Se pueden hacer replicas en serie, pero nosotros preferimos hacerlas en serio", sentencio desde la pasion que le despiertan esas piezas a las que considera una "síntesis estetica" de determinado mo- mento de la historia. De esos momentos en los que "no ha- bía energía electrica, ni la radio en el taller, y de pronto un tipo llamado Beethoven necesitaba otros 50 tipos para escuchar su propia musica". En ese mundo antiguo, que coexiste con la pagina web a traves de la cual recibe pedidos, el artesano se zambulle no menos de diez horas diarias con el mismo deseo que alguna vez lo cautivo: transformar un pedazo de madera en una obra de arte.

Entre los 24 modelos -desde el adornito de escritorio hasta el de tamaño real, todos disparan— hay de campo, como los del ejercito napoleonico, navales y morteros (el catalogo se puede apreciar en www.osvaldogatto.com). En cinco años se vendieron unos 1.800, todos por encargo y la mayoria al extranjero, a clientes que varian entre museos y coleccio- nistas particulares. "Una vez llamo una persona que dijo ser decorador internacional y que necesitaba dos cañones gran- des para una estancia del sur", relato el joven, que no deja de asombrarse ante lo que le hace vivir este trabajo poco usual.

Seriedad.

Información

Autor: Osvaldo Gatto

Publicado el 03/04/2010 a las 17:01

p00.gif